Wiki Eighty Six
Advertisement
|
Cronología

Historia principal[]

Volumen 1: Eighty-Six[]

Capítulo 1[]

Su superior y amigo íntimo de su difunto padre, Jérôme Karlstahl, le pidió a Lena que tomara el mando del Escuadrón Spearhead de élite después de que renunciara el Manejador anterior. El Escuadrón Spearhead era una unidad de élite que constaba de Procesadores veteranos asignados a los campos de batalla con el combate más duro. Se rumoreaba que el infame capitán del escuadrón, Undertaker, era la causa del suicidio de un Handler. Como ningún otro Handler se ofrecería como voluntario para el papel, Lena tomaría la asignación por sentido del deber, a pesar de que Karlstahl le dio la opción de negarse.

Capítulo 2[]

Resonó con el Escuadrón Spearhead por primera vez el 22 de mayo RY 367; aunque no pudo ser de ayuda en la batalla de ese día, su sugerencia inicial de dónde debería desplegarse el escuadrón fue una respuesta competente de Wehrwolf. Continuó revisando al escuadrón todas las noches y entablando conversación con ellos. Si bien Lena realmente veía estas sincronizaciones nocturnas de Para-RAID como su forma de humanizar a los Procesadores, los miembros del Escuadrón Spearhead lo veían como una forma de matar el tiempo, meras sutilezas superficiales.

Capítulo 3[]

Con la intención de apoyar plenamente al Escuadrón Spearhead, Lena dedicó su tiempo a investigar las formaciones de la Legión y las tasas de refuerzo, así como a encontrar un mapa del Primer Distrito del Frente Oriental.

Las relaciones entre ella y el escuadrón se deteriorarían después de la muerte de Kirschblüte el 15 de junio. Laughing Fox la reprendió severamente por pensar siquiera en dar palabras de luto al escuadrón, ya que consideraba que, en el fragor del momento, ella no tenía derecho a hacerlo como una de sus opresoras. Sin darse cuenta, Lena había hecho de la muerte de Kirschblüte sobre el fracaso de Lena, centrándose en ella misma en lugar de en su camarada fallecida. Ella también todavía se adhiere a los prejuicios implantados por la República de manera subconsciente, sin siquiera considerar referirse a ellos por nada más que sus Nombres Personales. Se desconectó de la resonancia solicitada una vez por Wehrwolf, después de lo cual tendría tiempo para reflexionar sobre su visión del mundo y sus ideales. Incluso con la disuasión de Annette y Karlstahl, su convicción de ayudar al escuadrón se mantuvo firme.

Ella nerviosamente se reconectó con Undertaker más tarde esa noche, disculpándose por su comportamiento y solicitando los nombres de los miembros del escuadrón. Sintiendo que Lena estaba ansiosa por demostrar su valía una vez más ante el escuadrón, le dio una oportunidad y le presentó los nombres de sus compañeros a Lena uno por uno, y también le contó sobre su promesa de llevar las etiquetas de sus compañeros caídos. Con su ayuda, se las arreglaría para reparar su relación y establecer una verdadera base para sus interacciones en el futuro. Undertaker eventualmente se presentaría como Shinei Nouzen, a lo que Lena le preguntaría si estaba relacionado con un Procesador con el Nombre Personal de Dullahan: Shourei Nouzen. Confirmó que Shourei era su hermano y le contó su muerte hace cinco años. Le admite a Lena que no tiene ningún plan una vez que fue dado de alta, solo que su objetivo actual era buscar a su hermano. Lena estaba confundida por lo que había querido decir, pero Shin simplemente se desvió.

Capítulo 4[]

Annette le envía un mensaje a Lena, pidiéndole que se una a ella en la compra de vestidos para el próximo Festival de la Revolución. Lena lo considera, pero decide declinar a favor de repasar los informes de la misión y los archivos de datos, segura de que la información ayudará a mantener a todos con vida. Annette le recuerda a Lena que dedicarse a los ochenta y seis no le hará ningún bien.

Más tarde, mientras charla ociosamente con Shin, él la presiona sobre por qué no irá, y Lena admite que está nerviosa de que pueda ocurrir un ataque durante la fiesta. Shin le dice que lo que sucede dentro de las paredes no afecta lo que sucede fuera de ellas, y que su análisis de los Eighty-Six no debería tomar todo su tiempo. A Lena le preocupa que su trabajo sea innecesario, pero Shin le asegura que su perspectiva no tiene precio. Lena acepta ir a la fiesta a regañadientes.

Mientras continúan charlando sobre el festival, Shin menciona recordar los fuegos artificiales, y Lena se da cuenta de que Shin debe haber vivido en el Primer Sector. El tema gira hacia su hermano y Lena habla sobre el deseo de Rei de regresar con Shin, lo cual Shin parece dudar, para gran confusión de Lena. Lena nota un sonido en el fondo de su charla y se da cuenta de que Shin está reparando un rifle (que los Ochenta y Seis no pueden llevar), a pesar de que debería estar patrullando. Lena le da un pase para las patrullas y el rifle, confiando en el juicio de Shin y que los rifles son necesarios, lo que lo sorprende.

Al sentir un ataque de la Legión entrante, Shin convoca una reunión de estrategia a la que asiste Lena. Shin le pide a Lena que corte su Para-RAID para la misión, ya que es peligroso estar conectado con él con el número de Ovejas Negras presentes, pero Lena se niega. Durante la misión, Lena escucha los lamentos fantasmales de la Legión por primera vez, lo que la abruma y aterroriza hasta que Shin corta la conexión. La última voz que escucha es la de Kaie.

Lena tarda hasta la noche para reunir el valor necesario para conectarse con Shin. Él le explica que puede escuchar las voces de los fantasmas porque él mismo murió una vez. La Legión está compuesta por fantasmas. Cuando Lena presiona para obtener más detalles, Shin explica que los procesadores centrales de cada Legión se basan en el cerebro humano, y que para superar su limitación de horas operativas, la Legión se ha dedicado a recuperar las cabezas de los soldados caídos y a copiar la estructura de la cerebro para usar como procesadores centrales de reemplazo. Shin continúa diciéndole a Lena que la República va a perder la guerra, ya que la Legión no se cerrará en dos años como se predijo con los núcleos reemplazados, pero los Ochenta y Seis se acabarán lo suficientemente pronto. Lena dice que todo lo que tienen que hacer es ganar antes de que eso suceda, por lo que deberían sobrevivir juntos a la guerra.

Capítulo 5[]

Durante una batalla, Lena lucha por adaptarse a los sonidos de la Legión que se escuchan a través de Shin. Kurena la regaña por eso, y cuando Lena pregunta cómo los demás pueden soportarlo, Kurena explica que los Ochenta y Seis escuchan los sonidos de los camaradas moribundos todo el tiempo, con o sin Shin, por lo que ninguno de ellos encuentra esos gritos inusuales.

Más tarde, Lena razona con los chicos del escuadrón, sin incluir a Shin, que se fue a dormir temprano. Lena está desconcertada de por qué el escuadrón no ha recibido refuerzos a pesar de las pérdidas, y promete presionar más para reabastecer y personal. Los chicos dan una respuesta evasiva y abatida rspecto al tema.

Algún tiempo después, Lena está asistiendo a una fiesta, aunque está bastante aburrida, haciendo esfuerzos explícitos para evitar unirse a la fiesta vistiendo un vestido negro apropiado para un funeral y negándose a beber o iniciar una conversación. Shin razona con ella durante la fiesta, tanto porque no la había llamado a la hora habitual como para agradecerle los fuegos artificiales que les envió bajo el disfraz de "munición especial". Comparan las vistas de los fuegos artificiales y Shin está agradecido de poder dar a sus camaradas caídos un saludo fúnebre de artillería adecuado. Él le pide a Lena que nunca los olvide, y Lena jura que no lo hará, pero antes de eso, no dejará que nadie más muera.

Desafortunadamente, cuatro más murieron ese mismo día en la batalla contra un nuevo y desconocido tipo de Legión de artillería de larga distancia. Lena está más confundida y enfurecida por la falta de refuerzos que nunca, por lo que Shin, después de confirmar con todos que está bien decírselo, explica la verdad: los refuerzos nunca llegarán. El escuadrón Spearhead es un campo de ejecución, un cadalzo del que ninguno regresa.

Capítulo 6[]

Shin continúa explicando que la promesa de restaurar los derechos es una artimaña de la República. Lena no puede creerlo, hasta que Theo señala que nunca ha visto a ningún Ochenta y Seis viviendo dentro de los Ochenta y Cinco Sectores, a pesar de cuánto tiempo lleva la guerra, lo que ella se da cuenta de que no debería ser posible. Le dicen que Spearhead es un lugar donde los Portadores de Nombres se ven obligados a luchar hasta morir. En caso de que sobrevivan, se les asigna una misión de reconocimiento especial en el territorio de la Legión con una tasa de supervivencia del 0%. Lena está horrorizada de que sigan luchando a pesar de saber esto, y les pregunta por qué no intentan huir o vengarse. Raiden explica que ninguno de ellos quiere rebajarse al mismo nivel que los cerdos blancos dejando que los maten en venganza. Si sus opciones son morir luchando o morir rindiéndose, lucharán hasta el final, incluso si eso significa proteger a los cerdos blancos. Es su orgullo como los ochenta y seis.

Lena va a visitar a Annette, rogándole que la ayude a detener esto, pero Annette la mira bruscamente y le dice que no pueden hacer nada. Ella le cuenta a Lena sobre el niño que solía vivir a su lado, que era un amigo cercano pero era un ochenta y seis. Incapaz de lidiar con el acoso de sus compañeros de clase por ser amigos de un Eighty-Six, Annette le gritó una vulgaridad a este amigo, y cuando su padre consideró acogerlos, Annette se negó a dejarlo. Continúa contándole a Lena sobre la experimentación humana en la creación del dispositivo RAID que provocó la muerte de innumerables niños y llevó a su padre al suicidio por la culpa. Al final, Annette le dice a Lena que su interferencia con los ochenta y seis solo empeoró las cosas y que habría estado mejor sin hacer nada y que no quiere volver a verla.

Más tarde, Lena recibe la orden de la misión de reconocimiento a largo plazo del Escuadrón Spearhead. Acude a Jérôme Karlstahl, a quién quiere como su propio tío, y le ruega que retire la orden. Le dice a Lena que la República está mucho mejor si ninguno de los ochenta y seis sobrevive, como si no hubiera sobrevivientes, entonces será como si la República no hubiera hecho nada malo. Lena está horrorizada, pero Karlstahl señala que todos los ciudadanos cumplen con esto al hacer la vista gorda, y dice que si sus palabras de esperanza e ideales tuvieran algún efecto real, entonces ella no vendría a él en busca de ayuda. Lena se ve obligada a irse.

Cuando razona con Shin sobre la próxima misión, ella le ruega a Shin una vez más que él y los demás huyan, pero él le dice que no hay ningún otro lugar adonde ir, y que para ellos esta misión significaba libertad, no muerte. Tienen que luchar. Lena adivina que Shin está detrás de su hermano. Él lo confirma y le pide a Lena que no razone con ellos durante la batalla, ya que no quiere que ella escuche las últimas palabras de su hermano. Agrega que no puede escuchar a la Legión más allá de la frontera este, lo que sugiere que podría haber alguien vivo allí y que podrían venir a ayudar, pidiéndole a Lena que se mantenga con vida hasta que eso suceda.

Capítulo 7[]

Advertisement