Wiki Eighty Six
Advertisement

"Eighty-Six" (エイティシックス, Eiti-shikkusu?) es el primer volumen de la serie de novelas ligeras 86 -Eighty Six- escrita por la Asato Asato e ilustrada por Shirabii con diseños mecánicos de I-IV. El volumen cubre el primer arco de la historia de la serie, que describe las luchas de dos soldados, Vladilena Milizé y Shinei Nouzen, mientras luchan juntos en la misma guerra, pero persiguen sus propios objetivos, sin verse nunca las caras.

Lema[]

Se reclamaron innumerables almas.
Pero no se registraron muertes.

Los muertos no están en el campo.
Pero murieron allí.

No disponible.

Epígrafe[]

Ningún país jamás consideraría un acto de maldad negar los derechos humanos a un cerdo. Por lo tanto, si tuvieras que definir a alguien que habla una lengua diferente, alguien de un color diferente, alguien de una herencia diferente como un cerdo en forma humana, cualquier opresión, persecución o atrocidad que puedas infligirles nunca se consideraría cruel o inhumano.
Vladilena Milizé, Memorias

Sinopsis[]

Una guerra sin bajas

La República de San Magnolia ha sido atacada durante mucho tiempo por el ejército de drones no tripulados del vecino Imperio Giadiano conocido como la Legión. Después de años de minuciosa investigación, la República finalmente desarrolló sus propios drones autónomos, convirtiendo la lucha unilateral en una guerra sin víctimas, o al menos, eso es lo que afirma el gobierno.

En verdad, no existe tal cosa como una guerra incruenta. Más allá de las murallas que protegen los ochenta y cinco territorios de la República se encuentra el "inexistente" Sector Ochenta y Sexto. Los hombres y mujeres jóvenes de esta tierra abandonada son marcados como los ochenta y seis y, despojados de su humanidad, conducen las armas "no tripuladas" a la batalla...

Contenido[]

  • Las Amapolas florecen de rojo en el campo de batalla
    • 戦野に紅く雛罌粟の咲く
  • Capítulo 1: El campo de batalla con cero muertos
    • 第一章 戦死者ゼロの戦場
  • Capítulo 2: Im Westen nichts Neues - Nada nuevo en el Oriente
    • 第二章 白骨戦線異状なし
  • Capítulo 3: Tu inspiradora apariencia cuando te paras frente a las Puertas del Hades
    • 第三章 夜闇の冥府のほとりにおけるご立派な君の
  • Interludio: El caballero sin cabeza
    • 間章 首のない騎士
  • Capítulo 4: Mihi Noment est, quia Multi Sumus - Legión es mi nombre, porque somos muchos
    • 第四章 我が名は 〈亡霊の軍勢〉、数多なれば
  • Interludio: El caballero sin cabeza II
    • 間章 首のない騎士 II
  • Capítulo 5: ¡UN HURRA DE MIERDA POR EL ESCUADRÓN SPEARHEAD!
    • 第五章 スピアヘッド戦隊にクソ栄光あれ
  • Interludio: El caballero sin cabeza III
    • 間章 首のない騎士 III
  • Capítulo 6: Fiat Justitia Ruat Cælum - Hágase justicia, aunque se caiga el Cielo
    • 第六章 せめて人間たらんと
  • Interludio: El caballero sin cabeza IV
    • 間章 首のない騎士 IV
  • Capítulo 7: Shalom Chaverim - Adiós, amigos
    • 第七章 さよなら
  • Epílogo: El Surgimiento de la Reina Sangrienta
    • 終章 鮮血女王のお成り
  • Epílogo II: Reinicio - Activación
    • 終章─二 Reboot──始動

Resumen[]

Vladilena "Lena" Milizé, de 16 años, es una comandante que sirve en las fuerzas armadas de la República de San Magnolia, un país que se enorgullece de ser la primera democracia moderna del mundo y ha estado enfrascado en una guerra contra los restos de un viejo país, ya destruido, conocido como el Imperio Giadiano durante los últimos 9 años. Sin embargo, en este punto de la guerra, los ideales de igualdad que defendía la República eran meras palabras vacías. El país está liderado por un gobierno supremacista racista que despojó los derechos a los ciudadanos de color (a quienes llamaron despectivamente Colorata) y los condenó fuera de las fortificaciones del país, una región conocida como el Sector Ochenta y Seis y sus habitantes, considerados como subhumanos, son conocido como los Ochenta y Seis, o Eighty Six. Los hombres y mujeres jóvenes de los ochenta y seis son obligados por el gobierno de la República a librar su guerra contra el ejército de drones autónomos avanzados del Imperio, la Legión, pilotando "drones" improvisados conocidos como Juggernauts con el fin de liberar a sus familias del Sector Ochenta y Seis y recuperar su ciudadanía.

Al presenciar esta atrocidad personalmente cuando era más joven, Lena no podía dejar que esta injusticia fuera ignorada por más tiempo, y con su ferviente sentido de la justicia, hizo todo lo posible por ayudar a los ochenta y seis en la guerra antes de que se esperara que terminara en los próximos dos años debido a la vida útil de los procesadores centrales de la Legión. Para su sorpresa, fue asignada como Manejadora de un escuadrón de élite de Ochenta y Seis conocido como el Escuadrón Spearhead, liderado por el siniestro "Undertaker", un Eighty Six que de alguna forma logró enloquecer a todos los Manejadores que lideraban a Spearhead. Su amiga más cercana, Henrietta von Penrose, la anima repetidamente a no aceptar el trabajo. Annette sugirió que Lena, en cambio, se transfiriera a la división de investigación para trabajar junto a ella, ya que "ex personal militar" no sería una buena ocupación para incluir en su currículum una vez que terminara la guerra. Lena se mantuvo firme en sus ideales y tomó el puesto de Manejador de Spearhead.

Después de intercambiar palabras con el Undertaker, el líder sobre el campo del Escuadrón, usando el dispositivo Para-RAID, concluyó que no era tan peligroso como dicen los rumores y sus sospechas sobre él se desvanecieron. Para entonces, estaba lo suficientemente cómoda como para conversar rutinariamente con los miembros del escuadrón todas las noches. A pesar de sus esfuerzos por cerrar la brecha entre ella y los Procesadores de su escuadrón, la línea clara del opresor y los oprimidos aún permanecía y le valió más que unos pocos comentarios fríos sobre su comportamiento bondadoso pero ingenuo por parte de los miembros del escuadrón. A pesar de eso, Lena no se había rendido y continuó ayudando honestamente a las batallas del escuadrón contra la Legión. Esta relación fría y distante entre ella y el escuadrón duraría hasta que ella fuera incapaz de evitar la muerte de la Eighty Six Kaie Taniya, cuyo Nombre Personal era Kirschblüte, uno de los miembros más activos en sus conversaciones nocturnas, le valió una reprimenda hiriente de Laughing Fox. Lo que finalmente la hizo darse cuenta de su manera egocéntrica e hipócrita de tratar a los Ochenta y Seis, hasta el punto de que ni siquiera había preguntado por sus nombres reales.

Ella se reconectó nerviosamente con Undertaker más tarde esa noche, disculpándose por su comportamiento y solicitando los nombres de los miembros del escuadrón. Sintiendo que Lena estaba ansiosa por demostrar su valía una vez más ante el escuadrón, le dio una oportunidad y le presentó los nombres de sus compañeros a Lena uno por uno, y también le contó sobre su promesa de llevar los nombres de sus compañeros caídos. Con su ayuda, se las arreglaría para reparar su relación y establecer una verdadera base para sus interacciones en el futuro. Undertaker eventualmente se presentaría como Shinei Nouzen, a lo que Lena le preguntaría si estaba relacionado con un Procesador con el Nombre Personal de Dullahan, Shourei Nouzen, quien la salvó cuando su padre la llevó al Sector Ochenta y Seis hace seis años. Confirmó que Shourei era su hermano y le contó su muerte hace cinco años. Le admite a Lena que no tiene ningún plan una vez que fue dado de alta, solo que su objetivo actual era buscar a su hermano. Lena estaba confundida por lo que había querido decir, pero Shin simplemente se desvió, sin decirle lo que realmente quería decir.

Mientras supervisaba otra salida, Shin la ordenó abruptamente que cortara la resonancia Para-RAID en medio de la batalla. Sin comprender el significado detrás del mensaje, Lena protestó por su sugerencia, solo para terminar teniendo un ataque de pánico debido a los horribles ruidos macabros provenientes de la Legión. Por la noche, para sorpresa de Shin y de todo el Escuadrón, Lena reunió la fuerza para resonar con Shin una vez más. Descubrió la verdad sobre los sonidos: la Legión se estaba apoderando de los cerebros de los Procesadores muertos para aumentar su esperanza de vida y, por lo tanto, reteniendo el EGO (el yo) que tenían los Procesadores momentos antes de su muerte. Los Legión que habían asimilado los cerebros dañados de los muertos se les denominó Ovejas Negras, y los que tenían el cerebro intacto se denominaron Pastores. Para sorpresa de Lena, esta información significa que la guerra no terminará pronto, al contrario de lo que ella y la República indudablemente creían.

Shin había ganado la habilidad de escuchar las voces de los muertos — y por extensión, la Legión — después de una experiencia cercana a la muerte que involucró a su hermano hace seis años. Su hermano había estallado bajo la presión de perder a su madre y verse obligado a alistarse. Shourei se enfureció con Shin, creyéndolo culpable de que el vaya a alistarse y morir como sus padres, y lo ahogó hasta matarlo antes de que lo detuviera un sacerdote republicano que se había quedado atrás para cuidar a los Eighty Six y que actuaba como su cuidador. El sacerdote logró resucitar a Shin, pero el golpe le había dejado una cicatriz en el cuello. Shourei pronto se fue al frente, incapaz de disculparse por sus acciones, lo que hizo que Shin creyera que todavía estaba enojado. Después de esta experiencia, Shin pudo escuchar los lamentos mecánicos de la Legión; con el tiempo las voces mecánicas fueron reemplazadas por voces humanas, hasta que un día, escuchó la voz de Shourei entre ellas. Shourei se había convertido en Pastor.

La frecuencia de batallas del Escuadrón Spearhead a lo largo de los meses aumentó exponencialmente; gradualmente, el agotamiento había alcanzado a los Procesadores. El número de bajas en acción estaba aumentando, mermando lentamente la fuerza del escuadrón. No importa cuán apasionadamente le suplique Lena a los oficiales militares, nunca se enviaron refuerzos, lo que aumentó su frustración en las batallas venideras. Para aburrimiento de Lena, llegó el Festival de la Revolución y tuvo que asistir como parte de la antigua aristocracia, sin embargo, se apartó de la reunión para hablar con Shin mediante el Para-RAID. Hablando de cómo el paisaje de fuegos artificiales nocturnos contrastaba en el Primer Sector y el Sector Ochenta y Seis, hicieron la promesa de algún día ver juntos los fuegos artificiales en la capital.

Un bombardeo sin precedentes de un Legión desconocido durante una batalla causó cuatro muertes más, dejando menos de la mitad del número que un escuadrón necesitaba para operar de manera eficiente. Lena estaba frustrada, ya que el escuadrón había sido diezmado más allá de una fuerza de combate adecuada y una batalla posterior solo sería un suicidio. Sin embargo, en el otro lado de la resonancia, la moral del escuadrón permanece recogida. Shin le reveló con calma a Lena la razón por la que nunca se enviaron refuerzos a su escuadrón. Dado que habían vivido mucho más allá del período de mortalidad esperado para un Procesador, la República designó esta frontera como su campo de muerte y se aseguraría de que ninguno de ellos sobreviviera. La garantía de restablecer sus derechos si los ochenta y seis pelean la guerra, no fue otra vez más que una promesa vacía de la República. Lena se sorprendió más allá de las palabras.

Fieles a las palabras de Shin, sus oficiales superiores dieron la orden que indudablemente exterminaría a los miembros restantes: la Misión Especial de Reconocimiento, que declaró que Spearhead sería enviada a las profundidades del territorio de la Legión con el valor de un mes de alimentos, municiones y combustible, sin apoyo y ejecución inmediata en caso de que se retiren. Lena hizo todo lo posible para que su superior directo y su tío putativo, Jérôme Karlstahl, rescindieran la orden, pero fue en vano. Karlstahl discrepó con vehemencia de sus inocentes ideales de igualdad y justicia, diciendo que la República era un país de villanos incorregibles pues incluso los republicanos colgaron a la Santa a quién luego usarían hipócritamente de nombre como nación, San Magnolia. Sin nada más que pudiera hacer, se volvió hacia su amiga Annette, quien igualmente rechazó su solicitud de ayuda. Annette le dijo a Lena que anteriormente era amiga de un niño Colorata a quien traicionó una vez que comenzó la persecución debido a la intimidación de sus compañeros. Desde entonces se había sentido culpable e impotente, simplemente renunciando a tratar de ayudar a los Ochenta y Seis. Después de este incidente, Annette le dijo a Lena que no quería volver a verla.

Lena resonó con Shin esa noche en su rutina habitual. Ella le suplicó a él y al resto del escuadrón que huyeran, a lo que Shin dijo que sería inútil. No importa a dónde fueran, hacia los campos de minas y los cañones de la República o hacia las hordas de la Legión, era una muerte segura. Luego pidió que al menos dejaran de pelear, Shin rechazó decididamente sus súplicas nuevamente. Debido a esto, Lena finalmente hizo la conexión con respecto a por qué Shin luchó tan obsesivamente en el campo de batalla. Pensando en lo que dijo sobre "encontrar a su hermano", dedujo que había sido asimilado. Shin lamentó que Lena tuviera que averiguarlo después de que él trató de ocultárselo. Pidió que Lena sobreviviera el tiempo suficiente para que una nación vecina superviviente rescatara a la República, y luego cortó su resonancia. Allí terminaban sus conversaciones nocturnas.

Lena dedujo correctamente que el chico Colorata con el que Annette era amiga no era otro que Shin, debido a que anteriormente vivía en el mismo sector y tenía un hermano significativamente mayor, que Annette mencionó en su historia. Lena no pudo confirmar su validez, pero esperaba desesperadamente que fuera así y se puso en contacto con Annette una vez más. Se las arregló para hacer sentir culpable a Annette para que la ayudara a piratear los sistemas que controlan los cañones de interceptación de la República, que planeaba usar para ayudar a Spearhead en su misión final.

Finalmente llegó el día en que Spearhead partió en su Misión Especial de Reconocimiento. Seis miembros, Shin, Raiden, Theo, Anju, Kurena y Fido, partieron hacia el este hacia el territorio de la Legión, según la directiva de su misión. Habiendo sabido por un tiempo que este día llegaría, tanto Shin como su hermano Shourei, quien actualmente controlaba un Legión Tipo Dinosauria, estaban listos para enfrentarse. Spearhead se enfrentó a la fuerza masiva de la Legión reunida en el Frente Oriental, con Shourei al timón. Al principio, Shin dio la orden de que todos avanzaran delante de él mientras se enfrentaba solo a su hermano. Raiden y el resto se opusieron a la orden de su líder, y en su lugar eligieron apoyarlo eliminando a los demás Legión que rodeaban a Shourei.

Justo cuando toda esperanza se desvaneció de las mentes de Spearhead, los cielos llenos de Eintagsfliege se encendieron en llamas, y las hordas de la Legión fueron repentina y significativamente eliminadas por ráfagas provenientes del cielo. Había llegado la artillería de Lena. Al principio, Spearhead estaba confundido. El propio Raiden se sorprendió; conociendo los protocolos y las regulaciones, usando los cañones de interceptación y configurando el Para-RAID para sincronizar la visión, ella se rompió, él preguntó por qué incluso se arriesgaría a una reprimenda y a una posible ceguera debido al Para-RAID para ayudarlos. Lena simplemente respondió que sus acciones eran para la supervivencia de la República y que no le importaban las consecuencias que le ocurrirían.

Al otro lado del campo de batalla, Shin dejó a su escuadrón con sus propios dispositivos mientras luchaba contra su hermano mano a mano, bloqueando todas las demás distracciones. A través de su danza de la muerte, los dos hermanos tendrían su última conversación. Shin eventualmente cometería un error y perdería el conocimiento. Rei se acercó a Undertaker, con la intención de asimilar a su hermano a la Legión. Sus compañeros de escuadrón corrieron hacia él, tratando de atar al Dinosauria con sus cables de anclaje, pero los Juggernauts eran simplemente demasiado livianos, incapaces de detener la unidad por completo. Sin embargo, los esfuerzos del escuadrón no serían en vano. Justo cuando las manos de micromáquina líquida de Rei se preparaban para arrancar el dosel del Juggernaut de Shin, Lena dispararía su artillería en su dirección. Como Rei no tenía la intención de que Shin simplemente muriera, usó sus brazos de micromáquina líquida para protegerlo, sin saber que los proyectiles que ella disparó eran falsos positivos, no estallaron.

Shin se despertó después de que Lena disparase y reanudó el combate. Disparó una última ojiva antitanque de alto explosivo con su cañón a quemarropa. Antes de que Rei fuera destruido, sus brazos de micromáquina se deslizaron dentro de la cabina de Undertaker y le dieron a Shin un último adiós. Shin finalmente dejó escapar las emociones que no pudo expresar desde su muerte cercana. Después de recomponerse, Shin y sus compañeros de escuadrón le daban a Lena una breve, indiferente y despreocupada despedida.

Tras la salida del Escuadrón Spearhead al territorio de la Legión, Lena fue degradada a Capitana y puesta bajo arresto domiciliario. Durante su "arresto domiciliario", pudo visitar la base del Escuadrón Spearhead, donde conoció a Lev Aldrecht y habló con él sobre los miembros anteriores de Spearhead. Luego exploró la base sola, donde encontró al gato mascota del escuadrón junto con una fotografía del escuadrón, una lista de nombres y mensajes escritos por los últimos cinco miembros. Se tomó en serio los mensajes, como el deseo de Kurena y Anju de que adoptara al gato, así como el deseo de Shin de que les dejara flores en su destino final.

Lena regresó a su trabajo como Handler llena de determinación para cumplir con la solicitud final de Shin, esta vez al mando de un escuadrón conocido como Escuadrón Brísingamen, quienes luego se convertirían en la Guardia Personal de Vladilena, la Guardia Real de la Reina Sangrienta.

Apariciones[]

Personajes principales[]

Personajes de soporte o secundarios[]

Ilustraciones[]

[...]

Notas[]

[...]

Curiosidades[]

  • Mientras que las ilustraciones de los volúmenes posteriores representan las flores rojas mencionadas como el lirio araña roja o higanbana, una flor que está estrechamente asociada con la muerte y el martirio en Japón, las descripciones de la novela son de la amapola de maíz. La amapola de maíz se convirtió en un símbolo popular de los muertos durante la Primera Guerra Mundial después de publicar el poema "In Flanders Fields" del soldado canadiense John McCrae. En el prólogo "Coquelicots floreciendo en el campo de batalla", Asato también hace referencia a una leyenda china asociada con la amapola de maíz sobre la muerte de la Consorte Yu, que se suicidó cuando ella y su señor fueron sitiados en la batalla de Gaixia. La leyenda dice que las amapolas crecían donde cayó la consorte, y la amapola se convirtió en un símbolo de lealtad hasta la muerte.
  • La orden que declara a los Colorata como enemigos de la República y los confina a los campos de concentración es la Orden Presidencial #6609, cuyos números están revertidos de la Orden Ejecutiva 9066 real que etiquetaba a los japoneses-estadounidenses como extranjeros enemigos y les permitía ser confinados. en numerosos campamentos en la costa oeste de los Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial.
  • El nombre que Shin le da al gato es Remarque, el nombre del autor del libro que está leyendo actualmente. Erich Maria Remarque fue un veterano de la Primera Guerra Mundial y es ampliamente conocido como el autor de la novela histórica de ficción de la Primera Guerra Mundial "All Quiet on the Western Front", en español "Sin Novedad en el Frente", una novela que detalla los horrores de la guerra de un recluta desilusionado del Ejército Imperial Alemán. El título del capítulo 1, "Todo tranquilo en el frente esquelético", es una referencia directa a la novela de Remarque.
  • En el capítulo 2, Raiden reflexiona sobre la línea "El hombre no vivirá solo de pan", que es dicha por Jesucristo en Mateo 4:4. La línea completa es: "No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios".
  • También en el Capítulo 2, Shin recita una famosa línea del Nuevo Testamento, "Dicit ei Legio nomen mihi est quia multi sumus", que se traduce como "Yo soy Legión, porque somos muchos". Una línea adecuada para presentar la Legión y presagiar algunas cualidades similares entre la Legión robótica y los demonios bíblicos que se hacen llamar Legión. La línea vuelve como el título del Capítulo 4.
  • Asato Asato ha declarado en entrevistas que una de sus inspiraciones para la novela fue la cobertura de noticias de los ataques con aviones no tripulados en el Medio Oriente durante la administración Obama. La posición de Handler se puede comparar con la de un operador de drones.
Advertisement